Domitila murió haciendo un trámite

Domitila Murillo, ciudadana boliviana de 70 años, realizó el trámite de renovación de cédula de identidad (similar a la credencial del INE en México, aunque no es lo mismo). Recabó la mayoría de los documentos y sufrió lo que cualquiera ha sufrido al momento de elaborar un trámite: filas interminables, horas eternas de espera y mucha burocracia, ‘falta una copia’, ‘vaya por el sello a otra ventanilla’, ‘está mal llenado el formulario’, ‘el Licenciado no se encuentra’ y el clásico ‘venga mañana’.

Durante la tramitación, Domitila recorrió 900 kilómetros y viajó a tres ciudades distintas de Bolivia; la renovación de la cédula de identidad tardó ¡11 meses!

Después de 11 largos meses el trámite se resolvió, lo malo fue cómo. La Autoridad le pidió un soborno para ‘agilizar las gestiones del procedimiento’. Domitila, desesperada por concluir el trámite, cedió y entregó el dinero.

Domitila falleció dos semanas después de obtener su cédula de identidad.

La historia de Domitila fue documentada por el gobierno boliviano y señalada en el estudio ‘El fin del trámite eterno’, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el cual se manifiesta la problemática de realizar trámites en Latinoamérica.

Artículos relacionados

De acuerdo con datos de Transparencia Internacional en el último año, 90 millones de personas que han realizado un trámite en América Latina, aceptó pagar sobornos para su conclusión.

Los datos del estudio son desalentadores. En México, necesitamos 7 horas (en promedio) para completar un trámite. Asimismo, el 25 % de los trámites en México requieren tres o más visitas a las dependencias gubernamentales para su resolución.

En trámites de pago de impuestos, seguros, pensiones y procedimientos aplicables a empresas, México tiene el primer lugar con 8 horas requeridas para completar un procedimiento administrativo.

¿Por qué son tan difíciles de hacer los trámites? Por diversas razones: la nula cooperación y conexión interinstitucional; para recabar los requisitos, el ciudadano se convierte en mensajero entre dependencias, la complejidad de los trámites, el costo excesivo y la glorificación a la burocracia que provoca corrupción.

Esperemos que en Querétaro se tomen el tiempo de leer el estudio para mejorar.
Es un gusto estar de regreso. Saludos cordiales.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando