A retomar el camino

Transcurrió la jornada electoral y vale la pena analizar cómo votamos, por quién votamos y de qué forma incidirá en nuestro beneficio.

Si se trata de alguien de quien no nos gustan sus ideas o propuestas, busquemos la manera de dar seguimiento a su trabajo y hacer escuchar nuestras inquietudes, finalmente quien haya ganado, nos representará 3 o 6 años.

Sin decir nombres, me permito compartirle, amable lector, mi frustración porque mi candidato no ganó la Presidencia de la República, sin embargo, la reflexión de cada 6 años es importante: la Patria es primero.

Es decir, que si a nuestro nuevo Presidente no le va bien, a México no le irá bien.

Artículos relacionados

La invitación la hago, amable lector, a que hagamos las cosas diferentes, el voto fue unánime y contundente, aplastante para algunos, dudoso para otros. Debemos vigilar lo que va a suceder, oponernos a lo que no nos parece, pero reconocer e impulsar lo que sí va con nuestra convicción del México que queremos tener.

Nuestros Municipios de Querétaro y el de Ezequiel Montes, tuvieron un resultado polémico, una victoria por un margen mínimo, se analiza la impugnación, se cuestiona la victoria, se cuestiona a la institución y hasta a los ciudadanos y ciudadanas que participamos con interés legítimo de democracia en este proceso electoral. Eso me hace dudar de su sincera vocación política.

Les invito a ser respetuosos, a construir, a reconocer diferencias y a entablar diálogo, olvidemos las fuertes descalificaciones, dejemos atrás los insultos y burlas que se suscitaron durante las campañas, pensemos en nuestro Querétaro que queremos, más allá de la ciudad, el tráfico, los parques, los baches, los árboles, los camellones, nuestros monumentos históricos, nuestros grandes edificios, nuestra identidad, pensemos en nuestra actitud mexicana, la que nos enorgullece y la que queremos que sea ejemplo para el resto del mundo.

La democracia es saber ganar, con dignidad y saber perder con dignidad, con respeto a las instituciones, a la voluntad de la ciudadanía y a la persona que ha ganado, a no llevar las diferencias ideológicas a nivel personal y distanciarnos de nuestros familiares y amigos. Dejemos las diferencias políticas a los políticos.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando