Nueva Política Exerior

La mejor política exterior NO es la política interior. El próximo gobierno de México enfrenta una serie de retos en el terreno internacional, que deben enfrentarse con sabiduría, sensatez y audacia, si es que nuestro país habrá de ocupar en los próximos años un lugar destacado en el escenario internacional.

El sistema de gobierno emanado de la Revolución Mexicana adoptó lo que primero se denominó “Doctrina Carranza” y luego “Doctrina Estrada” como fundamento de lo que habría de ser la política exterior de los gobiernos pos-revolucionarios, la no intervención ni intromisión en los asuntos internos de ninguna nación y el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Estos principios fueron deliberadamente violados por el gobierno mexicano en varias ocasiones (intervención en la Guerra Civil Española, al apoyo a la guerrilla sandinista, el reconocimiento de la guerrilla salvadoreña, la ruptura de relaciones con diversos regímenes militares), lo que hacía de la Doctrina Estrada un recurso y no un principio.

Artículos relacionados

Hoy, ante un mundo globalizado, ante el surgimiento de conflictos y guerras de cuarta generación que tienen una preponderancia cibernética y tecnológica, mismas que hacen innecesarias las intervenciones militares convencionales, así como la construcción de la pos-verdad (el mundo de las percepciones y no de la realidad), demandan que los intereses de México no queden subordinados a intereses ideológicos ni de partido.

La presencia mundial de nuestro país, la 15ª economía del planeta; la presencia de mexicanos en muchísimos países, además de Estados Unidos; la necesaria diversificación de nuestros mercados de exportación, la captación de inversión extranjera directa, la expansión de cada vez más empresas mexicanas en el mundo, el creciente flujo de turistas extranjeros en nuestras tierras y la necesidad de sacudirnos la tutela y la dependencia norteamericana, exigen una nueva actitud.

Los retos son descomunales: lidiar exitosamente con Trump, desmarcarse de los intentos chinos y rusos de utilizarnos como ariete en su pugna contra de EU, ya que el pleito de ellos no es el nuestro, fortalecer la relación con Canadá y con Sudamérica, así como recobrar el liderazgo en Centroamérica tan dañado por el trato que les damos a sus migrantes de paso por nuestro país, todos son aspectos de una política exterior necesaria e impostergable

También podría gustarte

Comentarios

Cargando