Reproducir la realidad mediante el ojo

El deseo de obtener una imagen precisa de la realidad se muestra en casi todos los tiempos y culturas. Sin embargo, fue a finales del siglo XVIII cuando se manifestó de manera imperiosa en la necesidad de hacerse de imágenes. Las clases populares demandaban reproducciones de pinturas, vistas topográficas y retratos a bajo costo y accesibles, por lo que la litografía vino a cumplir con esta apetencia de manera eficaz. Benjamin escribe: “Gracias a la litografía, la gráfica fue capaz de acompañar a la vida cotidiana, ofreciéndole ilustraciones de sí misma.” No obstante, aunque su reproductibilidad era asequible, continuaba el problema de antes: la dificultad para capturar la realidad con fidelidad.

Se dice que en 1815, fecha en que inició la litografía en Francia, Niépce propuso reemplazar las pesadas piedras utilizadas por este medio y en su lugar usar placas de metal para facilitar el proceso. Pero pronto se dio cuenta que requería de dibujos para desarrollar el experimento y que no disponía de la habilidad para hacerlos, por lo que vislumbró la idea de realizarlos mediante la luz, lo que probablemente le permitió imaginar lo que sería la fotografía, ya que en 1825 obtuvo las primeras imágenes fotográficas.

Artículos relacionados

Esto sin duda supuso un cambio radical en la concepción misma del calco de la realidad. Con el surgimiento de la fotografía, como Benjamin expone: “… la mano fue descargada de las principales obligaciones artísticas dentro del proceso de reproducción de imágenes, obligaciones que recayeron entonces exclusivamente en el ojo.” Por lo que la fotografía dio la posibilidad de obtener imágenes sin requerir de habilidades manuales y, sin duda, se convirtió en un lenguaje en sí mismo.

Este nuevo lenguaje es portátil, se alimenta de la realidad material de aquello que se mira y es más rápido y, sobre todo, inmediato. Ahora es el ojo, y su inmediatez, lo que manda en la carrera por transmitir a los otros lo real. Seguimos abstraídos en el reino de la congelación de la mirada.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando