Recrear el mundo a través de la pintura

En la niñez solía creer que todas las cosas eran por sí mismas y estaban ahí desde siempre; es decir, que existían naturalmente. No era una idea descabellada si consideramos que, al asomarnos por primera vez al mundo, descubrimos que todo está dispuesto y listo para experimentarse.

En este sentido, recuerdo las diversas reproducciones de pinturas colgadas sobre las paredes de la casa familiar. Convivían ‘Las espigadoras’, de Millet; ‘Las vendedoras de fruta’ y ‘Niños comiendo pastel’ de Murillo; entre otras tantas.

En aquel momento ignoraba títulos y autores, solo las concebía como imágenes que contaban historias interminables. Por años, me resultó inconcebible que en ‘El maizal’, de Constable, hubieran dejado llorar eternamente a un niño sobre la pradera, me enfurecía que aquellos pastores situados en la lejanía fueran indiferentes ante ese dolor y que, más bien el perro, se conmoviera y estuviera expectante. La vida transcurría indolente y sin retraso.

Artículos relacionados

No fue hasta hace poco que advertí, frente al cuadro original, que en realidad el niño está bebiendo agua del río, lo que hizo sanar esa tristeza que por años me había provocado. No es casual que para Constable la naturaleza fuera el lugar de desarrollo de la vida humana.

Pero todavía esa relación con la pintura permanece, continúa esa sensación de que cada obra está latente y ofrece la posibilidad de conocer una parte del mundo o de experimentar una emoción. Por ejemplo, gracias a las obras de Turner –por cierto, contemporáneo de Constable– me parece que sé lo que es enfrentarse a un mar furioso, sentir el ímpetu del viento y la bravura del oleaje sin haber estado nunca en alta mar.

He sentido la angustia y fuerza de ese mundo convulso y agitado de aquella época y de las tribulaciones del pintor, pero también he comprendido de mejor manera algunas de las problemáticas actuales y he apaciguado luchas internas. Sin duda, el arte contiene un potencial próvido para el conocimiento del mundo y también para recrear los propios sentires.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando