Trump, el desastre

La reunión del fin de semana del Grupo de los 7, las naciones más desarrolladas del planeta, no podía terminar de manera más desastrosa, con un Donald Trump agrediendo a sus más cercanos aliados, echando por tierra el orden mundial mantenido por casi un siglo y llamando a la reintegración al grupo de Rusia, el más decidido y duradero de sus enemigos.

Al negarse a firmar un acuerdo laboriosa y prudentemente elaborado para procurar dirimir puntos de conflicto, Trump rompe en definitiva con los países que garantizan la estabilidad política y económica del mundo, pero sobre todo, rompe con el orden que los norteamericanos diseñaron y liderearon, dando paso al aislamiento y abandono del liderazgo que Estados Unidos mantuvo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, así como a una crisis de proporciones incalculables.

Los excesos de Trump fueron terribles, acusó al anfitrión primer ministro canadiense Justin Trudeau de debilidad y de efectuar falsas declaraciones, a los demás jefes de gobierno participantes les acusó de robar el cochinito (alcancía) norteamericano, echándose a prácticamente todos de enemigos. Posteriormente, permitió que sus aduladores de segundo nivel acusaron al canadiense de apuñalar por la espalda a los norteamericanos, y hasta el director del consejo de comercio de la Casa Blanca se atrevió a decir que “hay un lugar especial en el infierno” para Trudeau.

Ahora el problema es para los norteamericanos. Pese al apoyo indudable que ha logrado entre un sector considerable, Trump demuestra que trabaja en contra delos intereses de su país y en favor de los de su principal enemigo, el que intrigó y se entrometió en la elección para hacerle ganar. Con apenas 16 meses en el poder, ya logró abrir una brecha en el G7, en la OTAN, en la Unión Europea, en el libre comercio, el TLCAN, la globalización y aislar a su país delos conflictos mundiales. Mejor ni Putin lo hubiera logrado.

No es que mal de muchos sea consuelo de tontos, pero México ahora se ve acompañado nada menos que por los países más ricos del mundo frente a los ataques, agresiones, irracionalidad e intolerancia de un dirigente que pronto habrá de enfrentar a sus propios demonios con la justicia de su país.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando