Fe y razón: ¿Qué nos dejó el Mayo del 68?

Se cumplieron 50 años de la llamada “Revolución del 68”, que fue la expresión de un cambio de época. ¿Qué consecuencias de este movimiento nos afectan hoy?

  1. Los hechos. Durante mayo y junio de 1968 se llevaron a cabo una serie de protestas estudiantiles y laborales, especialmente en París, conocidas luego como “Mayo del 68”. El resultado fue una gran revuelta estudiantil y la mayor huelga general en Francia, secundada por nueve millones de trabajadores.

Ligados a este evento francés, surgieron movimientos en Estados Unidos, como las protestas contra la Guerra de Vietnam, el Movimiento por los derechos civiles dirigido por Martin Luther King Jr. y el Festival de Woodstock.

  1. Un cambio de época. La generación nacida después de la Guerra Mundial, la de los “baby boomers”, vivió el optimismo de sus padres en la reconstrucción de Europa, pero en 1968 buscó un nuevo comienzo, para dejar atrás los valores culturales anteriores, dado que había desembocado en aquella gran tragedia bélica. Esto conllevó un cambio de época, porque una generación rompió con la anterior.
  2. La cuestión de la familia. Un aspecto clave de este cambio cultural fue el modo de entender la familia. Con la entrada de la pastilla anticonceptiva, la legalización del aborto y el feminismo radical, la sexualidad se desligó del matrimonio y de la procreación.

De igual manera, a nombre de destruir la familia “burguesa”, poco a poco se fue redefiniendo la noción de familia, en la que ya no estaban incluidos la estabilidad en el tiempo, los hijos como bendiciones y la autoridad paterna como un gran medio para educar a la prole.

Epílogo. ¿Fue lo mejor este movimiento del 68? Los grandes valores de fondo como la libertad, los derechos humanos y el rol de la mujer sin duda serán siempre un gran logro de nuestra civilización.

Sin embargo, las consecuencias negativas (familias rotas, sociedad fragmentada, explotación sexual de las mujeres, enfrentamiento social antes que dialogar, etc.) nos hacen ver que no llego una época dorada. A nuestra generación le tocará “desidealizar” el mayo del 68, para reconstruir las carencias –como la familia– que aquel movimiento nos heredó.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando