Les Herbiers y Goliat

En el deporte hay cientos de historias de David y Goliat. Una se dio la semana pasada, con Les Herbiers, un modesto club semiprofesional, que se enfrentó a una de las instituciones deportivas más poderosas del mundo, el PSG, en la final de la Copa de Francia.

Proveniente de un pequeño pueblo de 15 mil personas, el club históricamente ha sido de Sexta División. Incluso, hace 25 años estuvo en la Séptima categoría, hace 10 años estaba en Quinta y apenas en 2015 alcanzó la Tercera. Algunos de los jugadores tienen otras profesiones, el presupuesto de todo el club apenas alcanzaría para pagar parte del sueldo de alguna de las figuras del París.

Les Herbiers tenía enfrente nada menos que al tricampeón defensor, el club con más títulos en Francia y uno de los más ricos del mundo; lograr una hazaña no podía ser más complicado. Les Herbiers tuvo que avanzar por nueve rondas para llegar a la final, venciendo a históricos como Auxerre y Lens.

Entonces llegó el día esperado, su entrenador afirmó, siendo realista, que no esperaban ganar. La mitad del Stade de France se pintó de rojo para apoyar a un equipo que tenía más aficionados en el estadio que gente en todo su pueblo. Los pronósticos no eran buenos, las apuestas más favorables decían que perderían por cuatro goles, el París había goleado con facilidad al Mónaco para llevarse la Ligue 1 y la Copa de la Liga.

El modesto equipo de Tercera que aún peleaba por no descender se defendió y plantó cara al París, pero no, no fue victoria del pequeño, aunque al PSG le costó, ganando 2-0. Jugadores y aficionados de Les Herbiers festejaron como si hubieran ganado, los jugadores del PSG les hicieron el pasillo que se le hace al campeón, además de que Thiago Silva –en una imagen increíble– invitó al capitán rival para que juntos levantaran el trofeo.

Una historia de un equipo que como David enfrentó a un gigante, y aunque no ganó, y este fin de semana descendió a Cuarta División, demostró que un club pequeño pudo ponerse al tú por tú con el todopoderoso PSG. Aunque el club regrese a la obscuridad de las divisiones ‘amateurs’, había que contar la historia de cómo Goliat reconoció lo hecho por Les Herbiers.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando