La vida política actual

Como presidenta de una asociación civil, no nos es permitido pertenecer a ningún partido político, y es algo que siempre les he compartido a todas aquellas personas que afortunadamente se han acercado, interesados en nuestra lucha, y nos han apoyado; independientemente de su partido político, nosotros siempre vamos con la persona y con el corazón de la misma, no por el color.

Desgraciadamente, tanto en la vida como en la política, nunca es color de rosa y muchas veces, con tal de ganar, pueden hacer cosas inimaginables. Me duele en el alma compartirles que el 11 de mayo me tocó vivir una de las peores experiencias, la pérdida de un ser muy amado, y no por enfermedad ni edad avanzada, sino por un asesinato a causa de asuntos políticos.

¿Por qué en la actualidad tienen que seguir siendo las cosas de esta manera? ¿Por qué para conseguir un objetivo tenemos que pisotear a todos los que se interpongan en nuestro camino sin importar nada? Estoy de acuerdo en que hay personas que han hecho el mal y han dañado a muchos, pero también sé que hay muchos otros que realmente quieren hacer el bien y buscan un cambio por su pueblo, y son precisamente a ellos a quienes constantemente se les impide triunfar.

¿Quién nos dijo que para lograr algo teníamos permitido jugar a ser dioses y arrebatarle la vida a una persona de esta manera?

Ya basta. Debemos parar esta situación, el que entre partidos solo se dediquen a hablar mal del otro y ver qué errores comete para atacar, no nos ha dejado nada bueno, solo desgracias. Mejor ustedes, candidatos que están teniendo y tendrán la oportunidad de representar al pueblo y ser la voz de cada uno de nosotros, enfóquense en cumplir realmente sus promesas y de incluir y dignificar a todos los sectores y los grupos vulnerables, que somos muchos y muy pocos tomados realmente en cuenta.

Como lo dijo Martin Luther King: “Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”.

Esta columna fue dedicada a mi querido hermano por elección, compañero de aventuras y amigo, José Remedios Aguirre Sánchez, por ser inspiración y un ejemplo de lucha inalcanzable.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando