Grafiti en la ciudad

En días pasados en San Juan del Río, se desarrolló un evento político, derivado de las campañas electorales que actualmente se desarrollan en nuestro país para la renovación de los titulares de los poderes legislativo y ejecutivo de la unión.

Derivado de ese evento, en algunos edificios del Centro Histórico de la ciudad aparecieron algunas pintas en relación al candidato que visitaba a la ciudad, en ese sentido fueron dañados tres edificios que fueron construidos en el siglo XVIII y que están catalogados como monumentos históricos. Los edificios que fueron dañados son: el antiguo curato, la casa donde pernocto el presidente Juárez a su regreso a la ciudad de México y que ahora es ocupada por una institución bancaria y un domicilio particular de los descendientes de Monseñor Salvador Septién.

Se hizo mucho escándalo en relación al tema, señalando que la ciudad está completamente grafiteada, sin embargo, este hecho en sí hizo que nos llamara la atención el tema correspondiente, y efectivamente, gran parte del centro histórico de la ciudad se encuentra maltratado por las pintas que aparecen en diversos monumentos, negocios y domicilios particulares.

Es de señalar que este es un problema social, que principalmente proviene del comportamiento de muchos jóvenes que manifiestan algún rechazo o alguna necesidad de expresarse, sin embargo la forma en que lo realizan es completamente fuera de lo normal y fuera de toda realidad.

El “grafiti” ha dañado de gran manera no solamente el centro de la ciudad, si no inclusive, muchas construcciones modernas y edificios que recientemente han sido arreglados. Yo considero, que más que una situación competente del gobierno, esta situación que nos enfrentamos es un problema social que debe de ser atacada desde las familias y con la educación que damos a nuestros jóvenes.

Desafortunadamente los edificios históricos son los más afectados, a diferencia de las actuales construcciones, el quitar una mancha o una pintura, representa una situación complicada ya que la mayoría de construcciones requiere de un procedimiento especial aunado que la pintura que debe sustituirse, es una pintura especial realizada a base de tierra, y un elemento predomínate es la utilización de cal viva, que todo esto hace que aumente el costo de las restauraciones.

Espero que con este hecho, en lugar de pensar en que es un problema político, pensemos en que es un problema social y podamos darle solución, incluso pensar en “darle una manita al centro” por parte de los que habitamos en él y poder hacer de este espacio un lugar más digno para los sanjuanenses.

La solución la tenemos nosotros.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando