Divididos caemos

El 18 de junio de 2016, The Economist publicó el estudio, ‘Divided we fall’ (Divididos caemos, en alusión a la canción ‘Hey You’ de Pink Floyd), con respecto a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, mejor conocido como Brexit.

Por diversas razones, The Economist señala que el Brexit ‘sería un terrible error que dejaría una herida profunda en Gran Bretaña y en la Unión Europea’.

Sin embargo, el 23 de junio de 2016 por la vía del referéndum, el Reino Unido decidió salir de la Unión Europea. Al cierre de las votaciones, Marine Le Pen y Donald Trump aplaudieron la decisión. El Brexit se decidió con una mínima ventaja: 51% vs 49%. La verdadera ganadora fue la división entre la sociedad.

Hoy sabemos que el Brexit lo decidió la sociedad por las malas gestiones de gobiernos anteriores. Se optó por el nacionalismo radical y los sueños utópicos de soberanía en un mundo globalizado. Ganó el enojo por la burocracia de Bruselas y la idea de ser autosuficiente en materia económica para regresar a la majestuosidad del otrora Reino Unido.

El 8 de mayo de 2018 puede ser recordado como el día de reversa del Brexit. La Cámara de los Lores (Cámara Alta), ha pospuesto la revisión de la “Ley del Brexit” y no han determinado, ni día ni hora de la separación. Tal parece que después de la borrachera y el enojo, viene la cruda realidad. El costo de optar por discursos y soluciones vacías.

No obstante de ser diverso, sucede lo mismo en México. La sociedad está molesta con el gobierno, no avanzamos y estamos hartos de que no pase nada. La corrupción y la impunidad imperan. Sabemos el potencial de México pero los beneficiados son los mismos de siempre. Queremos un cambio inmediato. En México se ha polarizado el discurso.

Ellos, los ricos malos y ustedes, los pobres buenos. Ellos, los empresarios esclavistas, traficantes de influencias y ustedes, sin esperanza. Los que no están de acuerdo, están en mi contra. Ellos tienen la culpa, nosotros la solución. ¿Me criticas? Pleito. ¿Estás conmigo? Bienvenido.

Tenemos en nuestras manos dos opciones: dejar una profunda herida en el país o unirnos por un bien común.

¿Es correcto dividir a la sociedad para ganar una elección? No.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando