Rotaciones Mundialistas: Se amplía la baraja

Casualmente ahora que hay un nuevo presidente en la FIFA, Gianni Infantino, quien llegó para darle transparencia al cuartel general del máximo organismo rector del futbol, comienzan a aparecer equipos que nunca tuvieron la oportunidad de brillar en una Copa del Mundo.

Los tradicionales campeones, Brasil, Alemania, Argentina, España, Uruguay, no brillaron en este 2018 como se esperaba y sí encontramos gratas sorpresas como la finalista Croacia, Bélgica, Suecia, el propio equipo anfitrión Rusia. Esto habla de la pluralidad que marca el camino a una participación mayor de selecciones en un Mundial como será el de Qatar y aquella, aún lejana, Copa tripartita que se jugará en Norteamérica en el 2024.

No es casualidad, Infantino llegó para abrir la baraja, quitar del camino lo cotos de poder y hacer que fluya una competencia leal entre las naciones. Recuerdo haber leído un diario deportivo de circulación nacional que data de 1973 y desde ese entonces se cuestionaba el hecho de la existencia de partidos amañados por parte de dirigentes de FIFA, se mencionaban a Joao Havelange quien presuntamente habría pactado intereses favorables para Brasil en el Mundial de México 1970, esa selección con Pelé, la verdad nunca lo necesitó, y así mismo, nunca fue comprobable nada. El dirigente brasileño se convirtió en presidente de la FIFA misma que condujo 24 años con astucia, además de su enorme visión para hacer negocios, apuntalada por su sucesor Joseph Blatter, llevaron  al organismo a  convertirse en un poderoso imperio comercial que ofrece, hasta la fecha, un gran espectáculo, pero siempre de la mano de selecciones que ganaban recurrentemente, Brasil, Argentina, Italia, Alemania, en fin, los mismos a los que hoy se les llaman favoritos para ganar cualquier Copa del Mundo.

Ahora, podemos destacar esta nueva Francia que si bien abusa de incluir a jugadores no nacidos en su país, escenifica con su potencial un estilo digno de un campeón, sus jugadores tienen talento, poderío y están focalizados en conseguir la Copa como lo hicieron hace 20 años con un entrenador como Didier Deschamps que es un triunfador nato. Por otro lado, Croacia y sus historias relacionadas a la guerra, que seguramente ahora las utilizan para tener una revancha de vida, por sus jugadores y por su pueblo habido de alegrías.

Creo que le cae bien esta pluralidad al futbol, nos da la oportunidad de ver jugadores diferentes, recordar nuevos nombres y hazañas inéditas. Gianni Infantino le cae bien al mundo, y el mundo merece crecer su baraja futbolera.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando