Violencia empaña proceso electoral

En los últimos siete meses se registraron 173 agresiones directas contra políticos; Querétaro se mantiene en saldo blanco, de acuerdo con un análisis de Etellekt Consultores.

Leonides Tovar

Entre el 8 de septiembre de 2017 y el 8 de abril de 2018 se registraron 173 agresiones directas contra políticos. Como resultado, perdieron la vida 78 personas, destaca el ‘Tercer informe de violencia política en México 2018’, de la firma Etellekt Consultores.

Ninguna de estas agresiones tuvo lugar en Querétaro.

“Adicionalmente, se registraron 30 agresiones contra familiares de políticos, con un saldo de 40 víctimas. La violencia continúa también expandiéndose geográficamente. Estas agresiones ocurrieron en 29 entidades y 167 municipios (casi 7 por ciento del total de municipios de México)”, de acuerdo con el documento.

En análisis de Etellekt Consultores muestra una alta concentración de asesinatos contra políticos y precandidatos en el período de precampañas e intercampañas.

“Al menos 66 por ciento de los 78 asesinatos cometidos ocurrieron en este período. Es importante señalar que la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, al igual que las leyes homólogas a nivel estatal, no contemplan medidas de seguridad personal para precandidatos”.

Según la firma consultora, esta situación refleja la alta vulnerabilidad de los precandidatos que aspiran a contender por cargos de los tres niveles de Gobierno.

“Por otro lado, es necesaria una legislación más estricta en materia de delitos electorales para sancionar los diversos tipos de agresiones contra políticos, reducir los niveles de impunidad y prevenir a futuro nuevos escenarios de violencia político-electoral que pongan en riesgo la gobernabilidad democrática e integridad de los procesos electorales en el país”, recomienda la consultora en su informe sobre violencia política.

“La elevada concurrencia electoral y el gran número de aspirantes que buscan una candidatura en el período de precampañas son circunstancias que pueden facilitar las agresiones en contra de políticos, en buena medida por la dificultad que representa para las autoridades de los tres niveles proveer seguridad a miles de precandidatos en estados que han sido además fuertemente castigados por la violencia de grupos del crimen organizado”, agrega.

La firma destaca que el asesinato de políticos y candidatos puede continuar en las próximas semanas, pues a pesar de que muchos estados hicieron concurrentes sus elecciones con los comicios federales, sus calendarios no fueron homologados con el proceso federal.

“Entidades que encabezan la lista de agresiones contra políticos como Puebla, Guerrero, Estado de México y Michoacán iniciarán sus campañas entre finales de abril y mayo próximos”.

También destaca que entre el 30 de marzo y el 8 de abril no se registraron asesinatos de políticos; sin embargo, se produjeron 23 agresiones distintas, la mayor parte de ellas amenazas e intimidaciones, en los estados de Michoacán, Puebla, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo y Baja California.

Cifra roja

Los asesinatos de políticos han aumentado durante este año.

El 8 de febrero, fecha en que se presentó el ʻPrimer informe de violencia política en México 2018’ se contabilizaron 54.

Para el 8 de marzo la cifra aumentó a 67, y en abril, a 78.

Entre las víctimas están 20 precandidatos, 14 exalcaldes, 13 regidores, 10 militantes, ocho alcaldes, seis dirigentes de partido, dos exregidores, un candidato, un diputado local, un exsíndico, un exdiputado federal y un síndico.

Destaca que 54 agresiones –69 por ciento– fueron realizadas por un comando armado y en nueve casos –12 por ciento– hubo tortura.

“Sesenta y seis por ciento de las víctimas fueron ejecutadas por comandos armados (54 casos); en otro 12 por ciento (nueve casos) las víctimas fueron previamente ‘levantadas’ y halladas días después con señales de violencia extrema”, de acuerdo con el  informe.

El estado en el que se registró el mayor número de incidentes es Guerrero, con 18.

Le siguen Oaxaca, con 13; Veracruz, con nueve, y Puebla, con otros ocho.

Veintinueve de las víctimas fatales eran miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y 16 del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

De Acción Nacional (PAN), otras ocho, cinco de Movimiento Ciudadano (MC) y cuatro de Morena.

“Agrupando a los partidos con base en las alianzas electorales que formularon a nivel federal, los asesinatos se distribuirían de la siguiente forma: Coalición PRI-PVEM-Panal 31 asesinatos, coalición PAN-PRD-MC 29 asesinatos, y coalición Morena-PT-PES siete asesinatos. La coalición Por México al Frente, no presentó candidatos comunes en todas las candidaturas a nivel estatal o local”.

Amenazas

En cuando a intimidaciones y amenazas, al 8 de febrero, en el ʻPrimer informe de violencia política en México 2018’ totalizaron 11. Para el segundo, presentado el 8 de marzo, la cifra aumentó a 26, y en el tercero, del 8 de abril, la cantidad creció a 49, con dos amenazas múltiples, por lo que la cifra se eleva a 54 políticos afectados.

“Durante los primeros siete meses del proceso electoral federal, se contabilizaron 28 precandidatos y candidatos que fueron objeto de amenazas en contra de su integridad y la de sus familias. Los estados con el mayor número de registros son Michoacán, con siete casos; Puebla, con cinco casos, y Quintana Roo, con tres”.

Durante el actual período de campañas –tomando como referencia el calendario federal–, se presentaron nueve casos de amenazas en contra de candidatos, de los cuales cinco corresponden al estado de Puebla y cuatro más a Michoacán.

Entre las víctimas están 17 precandidatos, 12 candidatos, 11 alcaldes, cinco dirigentes de partido, tres militantes, dos exalcaldes, dos síndicos, un diputado federal y un legislador local.

Por partidos, 13 pertenecen a Morena; 10, al PRI y ocho, al PAN.

Siete militan en el Verde y otros siete en el PRD; además de tres de MC.

Género

En cuanto a la violencia de género, siete víctimas mortales eran mujeres. Además, se registraron 17 intimidaciones y amenazas, cuatro atentados contra la familia, cuatro agresiones físicas, dos asaltos con violencia, dos secuestros y una agresión con arma de fuego; en todas, las víctimas fueron mujeres.

“Durante el proceso electoral, se han registrado 33 agresiones directas contra mujeres políticas y cuatro atentados contra familiares. De las agresiones directas, siete corresponden a asesinatos en contra de mujeres políticas en el país, cinco de estos casos en el estado de Guerrero, uno en el Estado de México y un caso más en Oaxaca”, de acuerdo con el documento.

Reacciones

El 16 de abril fue asesinado José Carlos Andrade Magaña, alcalde de Jilotlán de Dolores, Jalisco, quien buscaba la reelección como abanderado de Movimiento Ciudadano.

Dos semanas antes, fue asesinada Maribel Barajas, candidata del Partido Verde Ecologista al municipio de Múgica, Michoacán.

En respuesta, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó estos hechos en sus redes sociales.

“Condenamos este nuevo crimen. Es imprescindible esclarecer este asesinato y generar garantías para todos los candidatos que participan del proceso electoral.  Es el pueblo quien debe elegir candidatos y no el uso de la violencia”, tuiteó Almagro.

Un mes antes, en entrevista en Madrid, España, el secretario general de la OEA destacó que, en promedio, se registraba el asesinato de un candidato cada cuatro o cinco días.

“Va a un promedio de un asesinato de un candidato cada cuatro o cinco días, eso es un margen de violencia absolutamente inaceptable en un proceso electoral. Nos preocupa sobremanera”, declaró en una conferencia en la Casa de América en Madrid.

Mañana, 1 de mayo, restan todavía 60 días de campañas electorales.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando