Ahorro para el retiro: el ‘futuro’ ya es presente

Para 2016, al menos 43.6 por ciento de la población, es decir, 53.4 millones de personas se encontraban en situación de pobreza; mientras que 7.6 por ciento, es decir, 9.4 millones de personas.

 Axcel Luengas

 En México, alrededor de 3.2 billones de pesos son administrados e invertidos por medio de 11 instituciones financieras (pronto serán 10, con la desincorporación de Metlife), que ofrecen cuentas de Afore, así lo informó el presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez Fuentes.

 De acuerdo con la Consar, alrededor de 60 millones de mexicanos se encuentran afiliados al sistema de pensiones, pues han abierto una cuenta de Afore en algún momento de su vida laboral. De esos 60 millones, aproximadamente 20 reciben aportaciones de manera constante.

 Los 40 millones restantes “son una mezcla de trabajadores que no han recibido aportaciones durante un largo período”, debido a que se encuentran “entrando y saliendo del mercado laboral, o están inactivos hace mucho tiempo”, pues ahora forman parte de las filas de la informalidad o no tienen un empleo fijo.

 El sistema… ¿hasta cuándo se podrá mantener?

El sistema de pensiones, como lo conocemos ahora, nació el 1 de julio de 1997, tras una reforma a la ley realizada en 1995; en ella se detalla que los trabajadores que empezaron a cotizar antes de la entrada en vigor del nuevo sistema, mantendrían los beneficios de ello. Quienes comenzaron a cotizar en instituciones de seguridad social después de dicha fecha se pensionarían únicamente con lo acumulado en su cuenta de Afore.

Carlos Ramírez Fuentes detalló que hay dos tipos de sistemas de pensiones en el mundo. El primero es el de “beneficio definido”, que es aquel en que “yo entro a trabajar, y el patrón o el Gobierno me garantiza un beneficio que yo conozco, de acuerdo con requisitos como edad, salario, tiempo de cotización, etc”. El otro es el de “contribución definida”, en que “entra el dinero, pero no sé de cuánto será la pensión porque hay factores que no conozco como el tiempo que aportaré, rendimientos, comisiones, etc”.

 “En 1995, el sistema de beneficio definido se cambió porque se observaba que sería inviable financieramente pagar las pensiones, era insostenible. Un esquema de beneficio definido se sostiene pagándoles las pensiones a adultos mayores a través de las aportaciones de los jóvenes”.

 En ese sentido, dijo, “cuando hay muchos jóvenes en edad de trabajar y pocas en edad de retiro, funciona de maravilla. El problema es cuando comienza a bajar la cantidad de personas en edad laboral y aumenta la de personas en edad de retiro. Alguien tiene qué pagar esa factura y no puede sostenerse solo con las aportaciones de los jóvenes”.

 Presupuesto

 En los últimos seis años se ha duplicado el presupuesto requerido para sostener el viejo sistema de pensiones, pues para 2012 se erogó un estimado de 400 mil millones de pesos, y para el último año serán destinados 800 mil millones.

 “En un sexenio, la factura pensionaria del país se duplicó. Si seguimos a este ritmo, llegará un momento en que el presupuesto federal tendrá que recortar a otras áreas para acomodar el gasto de pensiones”. Añadió que estos recortes pueden darse en cultura, educación, salud “o en lo que el gobierno vea pertinente”.

 Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), México es el país donde el sistema de pensiones recibe mayor subsidio gubernamental. En promedio, en los países latinoamericanos se destinan 81 dólares por persona, mientras que México eroga hasta 230 dólares por cada pensionado.

 El BID alertó acerca de que las aportaciones son insuficientes para garantizar pensiones arriba del 60 por ciento del salario de un trabajador. A este término se le conoce como tasa de reemplazo. El Banco aseguró que esta podría incluso ser de un 10 por ciento debido a los cambios demográficos. No obstante, también detalla que la informalidad es un grave problema; únicamente 39 por ciento de la población ahorra para su retiro.

 A pregunta expresa sobre hasta cuándo podrá mantenerse el viejo sistema de pensiones en México, Carlos Ramírez afirmó que la respuesta no se puede resolver, “porque se sigue pagando la factura. La realidad es que cada vez consume más presupuesto, de un presupuesto que es realmente acotado. Viene un reto enorme para las finanzas públicas, para dar espacio y cabida al enorme costo de las pensiones de beneficio definido”.

 ¿Cuánto debo ahorrar?

 El presidente de la Consar consideró que una pensión aceptable, debido a los gastos presentados en la etapa de la jubilación, oscila entre el 60 y 70 por ciento del último salario ganado. “Es decir, si ganas 10 mil pesos, tu pensión óptima sería de 6 a 7 mil pesos. Si ganas menos, o más, el equivalente”. Añadió que para llegar a ella es necesario ahorrar al menos el 15 por ciento del salario mensual. “En promedio, aportamos siete pesos de cada 100 que ganamos. Es decir aportamos la mitad de lo que deberíamos”, dijo.

 Ejemplificó el modelo de ahorro con una persona que gana 10 mil pesos. “Aporta el 7 por ciento de su salario, aproximadamente 700 pesos al mes. Si multiplicamos eso, más o menos da 8 mil 400 pesos al mes; si a esto añadimos un rendimiento de mil 600 pesos, deducimos que esta persona ahorra un mes de su salario por cada año; si lo multiplicamos por un promedio de 40 años (tiempo promedio de estancia en el mercado laboral), habrá ahorrado 40 meses de su salario, es decir tres años y ocho meses”.

 ¿Cuál es el problema? Que la esperanza promedio de vida es de más de 12 años a partir del retiro “y la expectativa de vida sigue creciendo; es un fenómeno global”, añadió.

 “Si a los 65 años de edad ahorré el equivalente a cinco años de mi salario (tres años y ocho meses con rendimientos), pero mi esperanza de vida es de más de 10, me voy a quedar corto; tendré que dividir esos cinco años entre 10. ¿De cuánto es mi pensión? De la mitad de lo que habríamos deseado”.

 “Todas las cuentas, hoy por hoy, reciben aportaciones obligatorias que provienen de un esquema tripartito entre patrón –quien aporta 5 por ciento del salario base de cotización– el trabajador –1 por ciento de su salario base– y el gobierno. En total hablamos de un 6.7 por ciento de aportación mensual del salario base de cotización”.

 Quienes no cotizan formalmente su única posibilidad es cubrir esas lagunas de aportación a través del abono voluntario, pero este sistema es obligatorio para todos.

 ¿Si no tengo dinero?

Para 2016, al menos 43.6 por ciento de la población, es decir, 53.4 millones de personas se encontraban en situación de pobreza; mientras que 7.6 por ciento, es decir, 9.4 millones de personas, se hallaban en pobreza extrema; según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 Al respecto, el presidente de la Consar aseguró que “hay un segmento de la población que, en términos generales, vive en condiciones relativamente acotadas para generar capacidad de ahorro; sin embargo”, dijo, el ahorro debe ser en función “de lo que yo gane, no de lo que me sobra. Siempre habrá la tentación de pensar que, como no sobra nada, no se puede ahorrar; la lógica debería ser ahorrar de lo que tenga. De lo contrario, si no ahorro de lo que tengo, cuando sea mayor ¿quién va a hacerse cargo de mí?”

 Consideró que el retiro no es un tema en que se pueda decir simplemente “no tengo para ahorrar”, pues sí, “hay una realidad económica en el país, pero también es una realidad que el país está envejeciendo y si no nos preparamos para el futuro, ¿quién se hace cargo de nosotros? ¿El Gobierno?”.

 Habló del programa ‘65 y más’, que sostiene el Gobierno federal, en que se otorga una pensión de 580 pesos mensuales a mexicanos que no ahorraron para su futuro. “¿Te parece una cifra para alcanzar la calidad de vida que deseas? Yo pienso que no”, dijo.

 Los mileniales

 Carlos Ramírez aseguró que más del 50 por ciento del total de las cuentas de Afore pertenecen a trabajadores de menos de 35 años de edad, y destacó que, cuando nació el sistema, solo eran 11 millones de personas las que participaban de él.

 “El llamado para los jóvenes, para los mileniales, es muy claro. Hay que cobrar conciencia del tema de Afore y jubilación muy temprano. Entre más tardemos, más costoso será el futuro.”

 Añadió que en el mundo lo último en lo que piensan los llamados mileniales es en la jubilación, “pero desafortunadamente las nuevas generaciones no pueden darse el lujo de relegar el tema del retiro a una prioridad última, porque ya cambió el mundo”.

Rendimientos

De acuerdo con el portal web de la Consar, las Afores que brindan mayor rendimiento neto (luego de comisiones), para personas menores de 36 años, son Profuturo, Sura, Banamex, Coppel y Azteca. Por su parte, para personas de entre 37 y 45 años están Profuturo, Sura, Banamex, PensionISSSTE y Coppel. Para personas de entre 46 y 59 años destacan Profuturo, Coppel, Sura, Banamex, Inbursa y Azteca.

Es importante elegir la Afore correctamente, revisar las comisiones y rendimientos que da cada una y realizar aportaciones voluntarias mes con mes. De esta manera se asegura una pensión mucho mayor a la edad del retiro.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando