Los retos sobre el agua

En México, tres de cada 100 hogares no cuentan con suministro corriente diario, de acuerdo con el Inegi

Carlos Perusquía

La mitad de la población mundial –alrededor de 3 mil millones de personas–  habita en áreas con riesgos de sufrir escasez de agua un mes al año por lo menos, de acuerdo con el último Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La demanda de agua aumenta 1 por ciento cada año, detalla la ONU.

“Se prevé que el uso de agua siga aumentando a nivel mundial en función del incremento en población, el desarrollo económico y los patrones de consumo cambiantes, entre otros factores”, destaca un reporte de la ONU.

En el transcurso de 33 años, se espera un incremento de entre 29 por ciento y 42 por ciento en la población mundial.

De más de 7 mil millones de personas registradas el año pasado, se pasará a un aproximado de 10 mil millones de habitantes en 2050, según estimaciones del informe.

Más de 2 mil millones de personas en el mundo carecen de agua potable, lo que representa 29 por ciento del total de la población mundial, explica el análisis de Naciones Unidas.

En México, 68 de cada 100 hogares cuentan con una dotación de agua diaria, lo que equivale a 32 millones de casas en el país, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el marco del Día Mundial del Agua.

“El mundo sigue haciendo frente a múltiples y complejos desafíos hídricos, y está previsto que se intensifiquen en el futuro”, según la ONU.

Saneamiento

Por saneamiento se entiende el suministro de instalaciones y servicios que permiten eliminar sin riesgo la orina y las heces. También hace referencia al mantenimiento de las buenas condiciones de higiene gracias a servicios como el recogimiento de basura y la evacuación de aguas residuales, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alrededor de 2 mil 300 millones de personas en el mundo carecían de un servicio básico de saneamiento, según un informe elaborado en 2017 por la OMS y por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés).

De la población mundial, 39 por ciento utilizó de manera segura un servicio de saneamiento.

En México, entre 91 millones y 108 millones de personas utilizaron servicios básicos de saneamiento hace tres años, lo que representó una cobertura de entre 76 y 90 por ciento en la materia, de acuerdo con el mismo reporte.

Al menos 2 mil millones de personas en el mundo se abastecen de una fuente de agua potable contaminada por heces, informó la OMS.

Se estima que aproximadamente 840 mil personas mueren cada año a causa de diarrea, como consecuencia de insalubridad del agua, saneamiento insuficiente o una mala higiene de las manos, detalla la Organización Mundial de la Salud.

“Los servicios de agua y saneamiento inexistentes, insuficientes o gestionados de forma inapropiada exponen a la población a riesgos prevenibles para su salud”.

 Retos

La ONU estima que para 2050 al menos uno de cada cuatro habitantes del planeta padecerá escasez crónica de agua dulce.

Un total de 59 países, encuestados por este organismo internacional, tenían procedimientos definidos para que usuarios participaran en la gestión de agua y su saneamiento.

“La gestión eficaz del agua y el saneamiento dependen de la participación de diversos actores interesados, entre los que cuentan las comunidades locales”, detalla el informe del secretario general de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017.

En 2016, se pusieron en marcha los Objetivos con la finalidad de hacer un llamado para la adopción de medidas en 17 rubros durante 15 años. En materia del agua, se propuso mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos.

Más de 80 por ciento de las aguas residuales resultantes de la actividad humana se vierte en los ríos o en el mar sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación.

La ampliación de los servicios básicos de agua y saneamiento a las poblaciones desatendidas costaría más de 28 mil millones de dólares al año entre 2015 y 2030, de acuerdo con datos del Banco Mundial, la UNICEF y la OMS.

“La mejora del abastecimiento de agua, del saneamiento y de la gestión de los recursos hídricos puede impulsar el crecimiento económico de los países y contribuir en gran medida a la reducción de la pobreza.”, explica la OMS.

Posible solución

Aproximadamente 30 por ciento de la superficie global de las tierras son boscosas; sin embargo, dos terceras partes de esta área se encuentran en estado degradado, lo que implica un desafío en la gestión de los recursos hídricos, detalla el último informe en la materia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés).

“Las soluciones basadas en la naturaleza (SbN) están inspiradas y respaldadas por la naturaleza y utilizan o imitan los procesos naturales para contribuir a la gestión mejorada del agua”, reveló la UNESCO.

Una SbN puede enfocarse en la conservación o rehabilitación de los ecosistemas naturales y en la creación de procesos en ecosistemas artificiales, explica la UNESCO. Este tipo de soluciones atienden el tema del suministro de agua a través de la gestión de precipitaciones, humedad, almacenamiento, infiltración y transmisión del líquido vital.

Los humedales son un ejemplo en cuanto almacenamiento ‘amigable’. Estos son zonas de tierras cuya superficie se inunda de manera estacional o permanente y donde el agua es el factor que controla el ambiente, vegetación y fauna. Además funcionan como filtros, ya que neutralizan los contaminantes y bacterias nocivas. Igualmente, por su capacidad de absorción permiten controlar las inundaciones.

“La seguridad sostenible del agua no se logrará a través de enfoques convencionales. Las SbN trabajan con la naturaleza en lugar de hacerlo contra ella”, reportó el análisis de la UNESCO.

Situación estatal

De los 653 acuíferos que confluyen el país, 12 están localizados en Querétaro, y la mitad de los últimos presentan sobreexplotación y abatimiento, según el Informe Anual sobre la Gestión Ambiental del estado de Querétaro, realizado por la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).

El documento, publicado a finales de enero, destaca que una de las principales problemáticas ambientales de la entidad es la disponibilidad de agua y su contaminación.

De los 12 mantos acuíferos queretanos, los del sur del estado son los más sobreexplotados y coinciden con los centros urbanos de mayor tamaño.

Seis de ellos están en condición de déficit: Valle de San Juan del Río (con un déficit de 133 millones de metros cúbicos anuales), Valle de Querétaro (67 millones), Valle de Amazcala, de El Marqués (24 millones), Valle de Buenavista, (11 millones), Valle de Tolimán (0.6 millones) y Valle de Huimilpan (0.5 millones).

Un millón de metros cúbicos es equivalente a mil millones de litros de agua.

De acuerdo con la Sedesu, los que no presentan déficit están al norte de la entidad, en Cadereyta y Amealco, aunque sí una tasa menor de extracción que de recuperación.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando