Pickford resarce la reputación de los arqueros de Inglaterra

El expediente de errores de arqueros ingleses en las últimas décadas es voluminoso.

Cuando Ronaldinho sorprendió adelantado a David Seaman para el gol de tiro libre que supuso la victoria 2-1 de Brasil en los cuartos de final del Mundial de 2002. Cuando Robert Green dejó escurrir un disparo inofensivo del delantero estadounidense Clint Dempsey en la fase de grupos del torneo de 2010. Green coincidió con David James, quien se ganó el apodo de “Calamity James” — La “Calamidad James”— por la frecuencia de sus fallos.

También Joe Hart, responsable del gol que les hundió en la derrota 2-1 ante Islandia en los octavos de la Euro 2017.

En el Mundial de Rusia, Jordan Pickford se ha encargado de resarcir la reputación del portero inglés.

El miércoles, cuando salga a la cancha del estadio Luzhniki de Moscú para enfrentar a Croacia, Pickford será el tercer inglés en atajar en la semifinal de una Copa del Mundo.

Los otros fueron Gordon Banks — el campeón del equipo que se consagró en 1966 — y Peter Shilton, quien tenía 40 años cuando estuvo bajo los tres palos en la derrota ante Alemania Occidental en la semifinal de 1990.

Por mucho, Banks y Shilton son los arqueros referentes de los Tres Leones. Con 24 años, Pickford se perfila para hacerles compañía.

Se constituyó como la figura en la victoria sobre Colombia por penales en los octavos y luego fue nombrado el jugador del partido con tres atajadas a una mano en el triunfo por 2-0 sobre Suecia en los cuartos de final.

Una intervención suya en el choque contra Colombia se destaca entre las mejores de este Mundial: un vuelo acrobático para rasguñar con la mano izquierda el remate de larga distancia de Mateus Uribe. En Inglaterra la colocan a la misma altura de una de Banks ante Pelé en el Mundial de 1970.

Pickford rompe el molde.

Más allá de sus reflejos para repeler remates, no se había visto a un inglés desplegar tanto aplomo y técnica con los pies.

Fue lo que exhibió contra Suecia. Sus entregas a los laterales Kieran Trippier y Ashley Young tuvieron la misma precisión de uno de los volantes ingleses.

Pickford, para mí, es una especie de prototipo de lo que debería ser un arquero moderno”, dijo el técnico de Inglaterra Gareth Southgate.

La cantidad de toques que dan al balón los porteros con los pies es excepcionalmente alta en el juego moderno”, añadió. “Necesitamos a arqueros de ese tipo que sigan progresando”.

No fue sino hasta el año pasado que Pickford emergió como un arquero de primera línea en la Liga Premier con Everton, y debutó con el seleccionado nacional en noviembre.

Pickford se convirtió en el arquero británico más caro con su traspaso de Sunderland a Everton por un monto que podría ascender a las 30 millones de libras (38,3 millones de dólares).

“Se trata de seguir rindiendo bien y mejorando y, cuanto más partidos juegas, mejor futbolista te haces”, dijo Pickford.

Hasta ahora, su única mancha fue cuando no pudo repeler el remate combado de Adnan Januzaj en la derrota 1-0 ante Bélgica en el cierre de la fase de grupos. El balón le superó por lo alto, luego que el guardameta se lanzó a su derecha en un intento inútil por rechazar con la mano izquierda.

Pickford mide 1,85 metros (6,1 pies), una estatura considerada como muy pequeña para los arqueros de élite. Su rival belga Thibaut Courtois hizo comentarios que fueron considerados como una burla al decir que hubiera parado el remate de Januzaj por ser más alto.

“Se esforzó más en volar con los pies”, dijo Courtois.

Pero Pickford acabó demostrado que puede compensar su falta de tamaño con su agilidad.

AP

Recomendamos: Sanciones de la FIFA por marcas comerciales, más estrictas que por conducta

También podría gustarte

Comentarios

Cargando