¿Quo Vadis PRI?

¿Quo Vadis PRI?

El Partido Revolucionario Institucional queretano se disuelve como azúcar en el café. Paga años de una dirigencia perdida y distanciada de sus bases, gente que pensaba que 2009 era el inicio de la gloria eterna. Hoy, sus pecados y errores dejan a su partido con la tendencia clara de ser una organización residual. Al PRI se lo está comiendo Morena.

 

Ideología

Y es que hace mucho que la ideología y el PRI son como José José y el agua; no se mezclan. Querían ser un partido ‘atrapalotodo’ y se quedaron en el nihilismo político. Sin ideología no hay rumbo, ideas ni propuestas. Y los votantes, al no ver nada diferente, prefieren migrar al cambio vacío, pero con poder, que hoy les ofrece López Obrador.

‘Pancho’ Pérez

Y eso que bastante hace el candidato del PRI. Pérez aguanta el aguacerazo local, como Meade lo aguanta a nivel nacional. Lo intentan, pero no encuentran su sitio. A ‘Pancho’ alguien le dijo que su rival era el PAN y Luis Nava, sin darse cuenta de que por donde se desangra el PRI es por el bando de Morena. O falta humildad o carecen de oficio político para entender que, o mucho cambian las cosas, o en esta campaña su objetivo debería ser simplemente cerrar filas con los suyos y aguantar en torno a 20 por ciento de la votación.

Desplome de PRI

Esta falta de lectura política le puede salir muy cara al PAN. Deberían estar preocupados en la organización conservadora por encontrarse con un PRI local casi desahuciado. El desplome absoluto del ‘Tricolor’ reforzaría de forma clara las opciones de Morena. Cuidado con las últimas semanas. Ante la debilidad del PRI puede haber desbandada de cuadros y votos hacia la candidatura de Adolfo Ríos. Indicios hay de que algo se mueve en este sentido.

Romam vado iterum crucifigi

El PRI tiene en el 1 de julio su propia crucifixión. Solo mirando hacia atrás y analizando sus errores y aciertos podrá salvarse y volver a ser un partido central para el sistema político mexicano. Muchos pensarán que esto no es necesario; mejor, que desaparezcan. Otros, en cambio, verán que por las grandes heridas del viejo dinosaurio se cuela la gran amenaza de nuestro tiempo: El populismo.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando