fondo-skin-cimatario
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Migran indígenas por falta de trabajo

Viernes, agosto 16, 2013
Migran indígenas por falta de trabajo

Entre 20 y 30 por ciento de la población de indígenas del estado emigra a la capital para ofrecer sus artesanías o buscar empleo.

Los integrantes de comunidades indígenas -asentadas en el estado- migran temporalmente desde sus comunidades natales, debido a que busca obtener recursos que les permitan subsistir, explicó el subdelegado de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) de la región Querétaro-Guanajuato, Alfredo López Plasencia.

Entre 20 y 30 por ciento de los habitantes indígenas de estas zonas acuden a la capital en busca de trabajo o de estudios, aunque predomina el porcentaje de quienes buscan empleo, añadió.

La falta de ocupación que retribuya monetariamente es una situación común en todas las comunidades indígenas, aunque -comentó- la carencia de oportunidades laborales se acentúa en el semidesierto del  estado.

En esta parte específica de la entidad, los habitantes de comunidades indígenas no ejercen una actividad agrícola propia. Para el semidesierto queretano, la minería y la recolección de orégano  son las principales actividades en las que se desempeñan.

“Entonces  viven principalmente de la minería y algunos de la recolección de orégano y ese tipo de cosas, pero  no tiene una parcela de la cual puedan vivir, eso dificulta un poco más la situación de las localidades del semidesierto”,  expresó el subdelegado.

Respecto a quienes eligen migrar, ellos recurren a una migración temporal -de entrada y salida-: durante la semana suelen salir de sus localidades, a las cuales regresan, habitualmente, el fin de semana.

Esta situación se ejemplifica con los indígenas otomíes que radican en Querétaro. Las  vendedoras artesanas de Amealco recurren principalmente a la zona conurbada de la capital, en donde se sientan de lunes a viernes y el fin de semana regresa a su comunidad natal, ejemplificó Alfredo López.

La CDI ha identificado que la migración de indígenas tiene destino fuera del estado: de acuerdo con el subdelegado, se ha percatado de un grupo de otomíes que migran a Guanajuato, San Miguel de Allende e Irapuato.

“En Guanajuato nos hemos encontrado un asentamiento importante de otomíes que se dedican a la venta de muñecas en Guanajuato, en San Miguel de Allende y en Irapuato”.

La falta de comercialización de sus productos artesanales  contribuye a que decidan migrar. Expresó que un caso particular es el de las muñecas tradicionales del estado, cuya venta se efectúa fuera de las localidades natales.

“Tenemos el caso de personas que fabrican las muñecas tradicionales queretanas, que dan identidad al estado; sin embargo, no lo pueden comercializar en su comunidad y tiene que salir a vender a la ciudad de Querétaro, a San Juan del Río y a otros estados”.

Tan sólo en la capital, el Centro Histórico suele ser un sitio de concurrencia para los migrantes indígenas, quienes dejan regularmente a sus familias para ir en busca de recursos económicos que les permitan regresar y -más aun- regresar con dinero o con alimentos que les permitan abastecer a sus localidades.

Canasta en mano o una bolsa son suficientes para guardar sus artículos: principalmente las muñecas que ellos mismos crean, las muñecas que entrañan identidad, esfuerzo, cultura y un ánimo de sobrevivencia que contraste con los estos iconos culturales.

En las muñecas trenzadas se entrevé cultura, identidad, orgullo queretano, pero -también predominantemente- se proyecta la necesidad, la falta de recursos  económicos, la escasez de empleo y la migración que se acompaña de un aire de sobrevivencia.

Por: Viviana Estrella

 

Temas relacionados:

Te recomendamos:

Inicia la conversación: